Contratos inteligentes: ciencia ficción hecha realidad
Publicado el: febrero 1, 2022

Bitcoin y Ethereum son los ejemplos vivos de qué es un contrato inteligente, por lo que entenderlos es conocer más acerca de sus estructuras.

Hace poco este concepto parecía utopía y su funcionalidad estaba aplicada únicamente a las películas, donde había prototipos de ordenadores o entidades tecnológicas que eran capaces de ejecutar procesos por nosotros. Los smart contract parecen ser la prueba motor que impulsará el desarrollo de los robots que compartirán vida humana similar a Detroit: Become Human.

Informáticamente, los contratos inteligentes son programas que funciona en la cadena de bloques de forma descentralizada, similar a aplicaciones ejecutables “sin posibilidad de tiempo de inactividad, censura, fraude o interferencia de terceros, y pueden interactuar con otros contratos, tomar decisiones, almacenar datos y enviar criptomonedas o tokens”.

Los smart contract, así conocidos por su nombre en inglés, “existirán y serán ejecutables mientras exista toda la red, solo desaparecerán si fueron programados para autodestruirse”, sí, aunque suene a ciencia ficción esta interfaz ya está en funcionamiento gracias a la blockchain.

Su funcionamiento es similar a las transferencias de fondos en blockchain, porque el usuario inicia una transacción desde su monedero, esta operación llega a la base de datos distribuida y se confirma la identidad, luego el movimiento es aprobado, por lo que, a través del código de la operación se define el tipo de transacción para luego ser añadida a un bloque de la cadena, cualquier modificación cumple con el mismo proceso.

El modus operandi de la blockchain ha desatado una ola de inspiración por los más influyentes de las sociedades, haciendo que su funcionalidad sea considerada más allá de la cadena de bloques, que trascienda los límites tecnológicos para que también contribuya en el mundo físico, y ya hay decenas de ejemplos cinematográficos que ponen en tela de juicio el poder de la tecnología.

Coméntanos que opinas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.