Los NFTs aplanan el terreno de los préstamos garantizados aunque todavía la regulación está incierta
Publicado el: agosto 10, 2022

El abogado Jeff D. Karas del Grupo Corporativo y de Valores de Anderson Kill y del Grupo de Tecnología, Medios y Sistemas Distribuidos aseveró que los prestamistas están interesados en operar bajo la certificación no fungible, tras reconocer que el volumen de ventas de NFTs podría superar los $ 90 mil millones de dólares para finales del 2022.

Sin embargo, Karas deja entrever que a pesar de que los prestamos garantizados tienen figura legal en el artículo 9 del Código Comercial Uniforme estadounidense (UCC) con el fin de que si un prestario llega a incumplir con su pago el prestamista pueda recuperar su dinero a través de la propiedad puesta en garantía, antítesis de lo que pasaría si se usase la figura de NFT debido a que de momento no tiene una regulación de préstamo.

El abogado plantea la posibilidad de que a través del contrato inteligente se automatice el proceso de transferencia del activo NFT en caso de incumplimiento de pago, de manera que el prestamista tenga acceso al token como garantía, aunque eso no solucionaría el problema de regulación debido a que la ley no le etiqueta ni como arte, por lo que lo catalogaría como un “intangible general”.

Por esa razón, al ser clasificado como un “intangible general” el prestamista deberá hacerse valer a través de una Declaración de Financiamiento legitimada en el estado donde se encuentre el propietario del NFT, sin embargo, eso implica conocer su nombre real y la ubicación del dueño del token, situación que contrapone el mundo digital que opera con seudónimos y billeteras que en ocasiones pueden ser no rastreables.

“Varios equipos ya se han sumergido en las aguas de los préstamos de NFT con modelos de ejecución variados y niveles de protección legal reales y percibidos muy diversos. El ejemplo más utilizado hasta la fecha es el proyecto sudafricano NFTfi, que ha facilitado casi 13.000 préstamos y un volumen total acumulado de más de 212 millones de dólares desde su creación (según las estadísticas disponibles en Dune Analytics)”, aseguró Karas, aunque puntualiza que a pesar del surgimiento de proyectos aún no queda claro la aplicabilidad legal en el curso de los préstamos.

Si bien es cierto que la tecnología blockchain ha dado un paso incinerante en la esfera pública plantea interrogantes que deben ser resueltas cuanto antes para que no termine en error no deseado, acoja menos recepción o sea simplemente mal catalogada como el internet en su momento, debido a que la falta de regulativas puede llegar a verse como una permisiva de lo ilegítimo.

Coméntanos que opinas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.