Rug Pull las estafas del ecosistema cripto
Publicado el: septiembre 19, 2022

Los tirones de alfombras se conocen en la industria criptográfica como el épico momento en que los desarrolladores o fundadores de un proyecto sustraen toda la liquidez adquirida, por lo que a pesar de los eufemismos o ‘medidas de sostenibilidad’ en las que puedan tratar de refugiarse, realmente es injustificable que un proyecto de inversión carezca de liquidez.

En los últimos días se ha escuchado con mayor ahínco en la comunidad, llegando a integrar ese lado oscuro de los tokens junto a los ataques phishing. Los proyectos scammer se caracterizan por ofrecer altas tasas de rentabilidad en poco tiempo, y en ocasión pueden venir acompañados del llamado de un influencer de turno, una celebridad, o simplemente desarrolladores anónimos, sin precedentes claros y con altos niveles de promesas que se construyen sobre la marcha.

Este termino se ha popularizado con el devenir de los criptoactivos aunque anteriormente este tipo de inversiones fallidas eran conocidas como scam. Por eso, buscan aprovechar los momentos en que la comunidad decide dar un voto de confianza para hacerse con las suyas.

Los rugpullers suelen ahondar en el terreno de las finanzas descentralizadas porque es un mar de posibilidades con poca guardia costera a bordo para regular el recorrido de los marineros, por lo que se aprovechan de la cúspide publicitaria para vender el token que se han acuñado o extraer los fondos a través de diversos smart contracts que le permitan hacerse con el dinero de los inversores.

En los últimos días la regulación estadounidense ha puesto la lupa a los tokens para evitar este tipo de estafas en la comunidad, al igual que Surcorea ha decidido crear una comisión especial para investigar el declive de los proyectos blockchain, sin embargo, aún falta participación para erradicar esta oscuridad en torno a los tokenomics.

Coméntanos que opinas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.